oficina

En esta época de crisis, muchas empresas tienen que disminuir personal, por lo que comienzan a seleccionar a los empleados con los que se quedaran. Si eres una de las afortunadas que se consideran irremplazables, bien por ti!.. pero, si tienes dudas sobre tu permanencia en el cargo, presta atención a los siguientes aspectos:

No te invitan a las reuniones

Ya sean importantes reuniones de trabajo, o simples encuentros entre compañeros para festejar algún acontecimiento, si se olvidan de invitarte o te encargan que atiendas el teléfono o a los clientes mientras el resto se reúne, puede ser que no te estén incluyendo en los planes futuros de la empresa.

Pero, si de todos modos asistes a estas reuniones, y te das cuenta que no sabes de que están hablando y nadie se toma la molestia de incluirte en la charla ni de explicarte de que trata todo, es mejor que investigues si estás muy distraída últimamente o si de verdad dejaste de ser importante para la institución.

Tus deberes disminuyen

Si sientes que tus obligaciones con la empresa disminuyen o tus jefes asignan parte de tus tareas a otras personas, no pienses que es por tu bien, puede ser que no te consideren capaz de realizar esas tareas, o estén viendo la posibilidad de prescindir de ti.

Fíjate también si dejan de tomarte en cuenta para actividades extras, en las que antes participabas, y te dan pretextos poco creíbles si reclamas algo de esto.

Tus compañeros de trabajo se apartan de ti

Si notas que tus compañeros ya no se acercan a ti, o te evitan, es probable que sepan algo que tu no te enteraste, los rumores en la oficina corren muy fácilmente. Si ya no te sientes parte del grupo, o si todos parecen estar muy ocupados para hablar o trabajar contigo, es mejor que empieces a poner al día tu currículum..

Si todo esto ocurre, comienza a buscar otro trabajo…tomate un tiempo para asegurarte de que no sea sólo impresión tuya. Pero, si ya te convenciste de que van a despedirte, recuerda, que todo pasa por algo, prepárate para un nuevo trabajo y no dejes que un despido te derrumbe

Foto vía: Vitónica