A raíz de la puesta en marcha del carnét por puntos, ha surgido en la red un mercado negro en el que se trafica con dichos puntos, llegándose a pedir hasta 2.000 € por uno de ellos, lo que da a conocer la desesperación de muchos conductores, aunque en realidad el precio máximo pagado ronda entre 500 y 1.000 €.

Ésta actividad, obviamente es ilegal, pero navegando por Internet podemos encontrar miles de anuncios de éste tipo ya que la legislación Española indica que el propietario de un vehículo que cometa una infracción de tráfico, se ve obligado a identificar al conductor en el momento de la misma, una responsabilidad que, bajo éste sistema, adopta el vendedor de los puntos, quedando totalmente absuelto el verdadero infractor de la falta.