El negocio de los masajes a domicilio es una idea de bajar inversión que tiene buena demanda y es muy fácil de implementar. El estress de la vida moderna, las tareas repetitivas, las malas posturas, hacen que muchos empleados tengan problemas de espalda, dolores de cuello y tensión muscular. Al mismo tiempo, las jornadas de trabajo y las tareas del hogar muchas veces nos impiden disponer del tiempo necesario para ir a un salón de masajes. Es por esto que la opción de ofrecer el servicio de masajes a domicilio en la propia oficina, o lugar de trabajo de nuestros clientes es una opción siempre bien recibida.

Una de las principales ventajas del negocio de los masajes a domicilio es que no precisa de local y las ventas suelen ser recurrentes, con lo que si eres buen vendedor dispondrás de una cartera de clientes dispuestos a repetir.

Otra ventaja de este sector es que existe gran cantidad de personal formado en quiromasajes, que te permitirán ofrecer un servicio integral de calidad y aumentar así la confianza de tus clientes.

La inversión necesaria para establecer tu negocio de masajistas a domicilio es el precio de las sillas de masajes, la publicidad y la labor comercial, que en un principio debe ser intensa, visitando sobre todo tiendas en locales comerciales donde las dependientas suelen pasar muchas horas de pie, oficinas y centros de negocio. Otras técnicas de marketing que puedes emplear son la emisión de folletos, volantes en los coches y publicidad en internet así como avisos en prensa y televisiones locales o campañas en rótulos en los autobuses de tu zona.

 

Existen diversas franquicias de masajes a domicilio, pero la más conocida es sin duda Masajes a 1000.

  • Inversión Inicial: Depende de la superficie del local
  • Canon Inicial: 6.000 €. Licencia local comercial
  • Royalty: 1.000 euros mensuales
  • Canon de Publicidad: No hay
  • Establecimientos en España: Propios 3 | Franquiciados 10
  • Duración del Contrato: 5 año/s.