A pesar de que los medios de televisión constantemente están bombardeando a los ciudadanos de que el mundo se está hundiendo y de que no deben gastar su dinero en ningún capricho, lo cierto es que las personas más inteligentes están aprovechando esta situación para disfrutar de viajes a precios de risa; un hostal barato en Madrid nunca hubiera sido una opción para una familia que quiere alojarse en el centro de Madrid ya que el precio sería el principal impedimento, pero a día de hoy… las cosas han cambiado mucho hasta el punto de que dormir en pleno casco urbano de la capital está al alcance de cualquiera.

El “truquillo” más importante es anticiparse a la reserva con el suficiente tiempo. Reservar un hotel pocos días antes de viajar a Madrid es una locura económicamente hablando, ya que uno tiene muy pocas posibilidades de encontrar alguna oferta interesante; en cambio, una persona que comienza a mirar hostales unos dos o tres meses antes de su viaje sabe muy bien que tiene altas posibilidades de encontrar precios asequibles debido a que la demanda todavía no es tan alta como en plena temporada de turismo, de forma que se pueden encontrar verdaderos chollos que permiten disfrutar de unas vacaciones inolvidables a un precio muy asequible.

Y al contrario de lo que se suele pensar, Madrid no tiene por qué ser una ciudad necesariamente cara. Si uno tiene cuidado con los locales en los que entra, evitando aquellos que a primera vista quede evidente que son de “alto nivel”, lo cierto es que es posible pasar unos días de relax total gastando solamente el dinero justo y necesario para volver a casa con la sensación de haber disfrutado de una experiencia increíble sin haber vaciado la cartera.