Tira De Cine, Película, Video, Cine, Rayas

Como todo proyecto organizado se debe llevar a cabo en fases o pasos precisos, conoce como es el esquema de producción de un video corporativo.

Para tener éxito en nuestro proyecto debemos realizar un trabajo secuencial y cuidar los detalles de organización y planificación siguiendo las siete fases para producir un video corporativo.

En primera instancia la productora audiovisual debe hacer una definición de recursos necesarios: en esta fase es primordial evaluar la relación precio vs calidad y que ambos factores sean acordes y óptimos para el cliente; la clave para lograrlo es la utilización adecuada del tiempo y de los recursos disponibles.

La segunda fase consiste en establecer el mensaje: el alma del video es justamente lo que deseas transmitir y a quién deseas que llegue el mensaje, así que es importante utilizar estrategias de marketing y de comunicación para traducir el lenguaje empresarial en un mensaje conciso y efectivo. Lo ideal es que esto lo realice un experto en marketing.

La tercera fase es la redacción del guión: este será el esqueleto del video pues aquí se define qué y cómo comunicar el mensaje; la redacción del guión es primordial y debe ser muy preciso. En esta fase el cliente debe participar activamente con la asesoría de un experto en comunicación.

La cuarta fase es la planificación: una vez establecido el guión se debe realizar un plan de grabación acorde, esta herramienta es vital pues es la directriz del proyecto, de esto dependerá la eficiencia del proyecto, estableciendo locaciones, personal, recursos y herramientas y tiempo estimado de trabajo.

Lo que sigue es la fase de postproducción: en esta etapa se realizan los procesos de edición y el montaje general, se colocan los efectos de sonido, se optimizan las tomas e imágenes, etc. También se añaden títulos, sub títulos, rótulos, las locuciones en off, y la musicalización.

La sexta fase es el proceso de revisión: en esta etapa se le presenta el avance al cliente, las fases anteriores siempre deben ir sujetas a las exigencias del cliente, por lo tanto en esta fase los arreglos y modificaciones serán mínimas.

La fase final es la entrega: al cliente se le hace entrega formal del trabajo final en el formato más conveniente, bien sea en alta definición, para pantallas de proyección o para visualizaciones en internet.