En estas épocas de crisis uno de los apartados donde las empresas suelen recortar es en el de la publicidad, sin embargo en crisis es cuando más hincapié debiéramos realizar en anunciarnos y dar a conocer nuestros productos y servicios. Cuando la demanda escasea las compras son más selectivas y es por ello que los negocios que continúan con el reparto de publicidad suelen verse menos perjudicados por las bajadas de las ventas.

Repartir flyers o buzonear es una de las estrategias de marketing más económicas que existe. Es ideal para negocios de barrio, para anunciar nuevas aperturas, promociones con fecha de finalización o descuentos especiales. Pero repartir propaganda también puede servir para que nuestros clientes habituales no se olviden de nuestra existencia. El hecho de que vean nuestro logotipo habitualmente le da mayor confianza al consumidor y lo hace más proclive a comprar en nuestro establecimiento. Un buen reparto de publicidad también tiene la ventaja de ser una estrategia de marketing medible pues podemos contabilizar el número de cupones que los clientes traigan a nuestra tienda o por ejemplo en el caso de tratarse de una empresa de comida a domicilio, los que le entreguen al repartidor para ganarse el descuento.

Repartir publicidad puede parecer engorroso pero afortunadamente existen empresas especializadas en este área del marketing, muy profesionales que harán el reparto de tu publicidad de manera efectiva, calculada y te entregarán un completo informe al finalizar la campaña de las calles buzoneadas así cómo de la cantidad de folletos repartida.

Sin duda una de las cosas más importantes cuando se reparte publicidad en los buzones es no dejar más de un folleto en cada buzón y tratar siempre de no tirar ninguno fuera de los mismos. Una buena campaña de reparto de folletos suele dejar un margen positivo, tanto en la mente del consumidor como en la caja registradora.