Muchas veces, cuando armamos un negocio, ponemos el foco en obtener nuevos clientes que compren aquello que estamos ofreciendo, pero, omitimos un hecho de suma importancia y es que vuelvan a comprarnos.

No debemos dejar de pensar en esto último que mencionamos, porque si un cliente vuelve a comprarnos es porque definitivamente le ha gustado nuestro producto y, sin dudas, esto es bueno para nuestro negocio, marca, empresa, lo que sea que hayamos levantado.

Es bueno aclarar también que ese cliente que vuelve también puede llegar a ser una fuente de publicidad de nuestra marca o producto, por ejemplo, recomendándolo a sus amigos y conocidos. Por eso, vamos a desarrollar brevemente 6 tips para fidelizar a nuestros clientes y así puedan volver a comprarnos.

1.) Ofrecer un servicio o un producto de buena calidad.

Sin duda es el rasgo principal en la búsqueda de los consumidores. Por eso aquello que nosotros estamos ofreciendo, sean productos o servicios, deben ser presentables, atractivos, de calidad, deben perdurar en el tiempo y sobre todo, que en el momento en que son diseñados para vender, sean pensados para satisfacer de la manera más completa posible a nuestros clientes.

Así, confiarán en aquello que le ofrecemos y sabrán que nos preocupamos por sus demandas. Así, de seguro nos volverán a comprar.

2.) Brindarle a nuestros clientes una atención adecuada.

Esto es algo que a los clientes jamás se les olvida; ¿qué implica una buena atención? Entre otras cosas, saludarlos cordialmente y con una sonrisa, responder de manera amable todas sus preguntas e inquietudes, hacer el papel más de un asesor que de un vendedor, no presionarlos para que nos hagan la compra, otorgarle el servicio o producto en el menor lapso de tiempo posible ya que ellos valoran mucho el tema del tiempo y, por último, agradecerles la compra y la visita.

3.) Añadirle un plus al servicio o producto que ofrecemos.

Existe muchas maneras de agregarle un plus a la compra que nos hagan nuestros clientes. Una por ejemplo puede ser agregarle un descuente de último momento, hacerle un regalo por más pequeño que fuese, hacerles envíos gratis a sus domicilios, brindarle el producto o el servicio antes del tiempo pactado.

4.) Contactarlos por mail o por teléfono para agradecerle la compra efectuada.

Esto sería un acto muy atento que tomarían muy bien nuestros clientes, nos hará ver como personas profesionales. También podemos aprovechar la ocasión para recordarle todas las bondades que posee nuestro producto o servicio, para que el cliente puede considerar volver a comprar en nuestro negocio. Optemos la forma que optemos para ponernos en contacto con nuestro cliente, va a estar bien, cualquier de las dos sirve de igual manera.

5.) Ponernos en contacto con nuestro cliente para ver cómo le fue con nuestro producto o servicio.

Luego de que haya efectuado la compra y haya pasado una cantidad de días razonables desde que nuestro cliente visitó nuestro negocio, lo que recomendamos es que se comuniquen con ellos para preguntarles cómo les resultó el producto y ver si está conforme y si era lo que realmente esperaba.

Así, el cliente se dará cuenta de que estamos realmente interesados de su entera satisfacción, y de esta forma crearemos un vínculo de confianza y una fidelidad del comprador con nosotros.

6.) Ofrecerles otros productos y pormociones llamándolos o enviándoles un correo.

Por último, luego de varios días después del último contacto que tuvimos con el cliente, tendríamos que ponernos en contacto nuevamente para ofrecerles otros productos que quizás podrían llegar a interesarles.

Podríamos ofrecerle un producto complementario al que compró anteriormente, una versión más nueva, podemos otorgarles descuentos o un producto que recientemente se haya lanzado en el mercado.