Bajo las siguientes premisas puede solicitar a un préstamo:

  • Que el objeto de nuestra compra tenga el potencial de aumentar su propio valor o producir ganancias.
  • El valor del objeto debe tener el mismo valor o exceda la suma que debemos por el mismo.
  • El monto de la cuota no debe exceder nuestro presupuesto.


Endeudamientos recomendables
Existen deudas por inversión a nivel empresarial en donde las inversiones ofrecen la posibilidad de devolver el capital prestado con los intereses correspondientes y sea capaz de generar ganancias adicionales.

Deudas por bienes duraderos, como la adquisición de una vivienda por la necesidad de brindar un techo para su familia y no estar sujetas a pagos de alquiler. En este caso es recomendable una ‘deuda hipotecaria’ y en donde los intereses son menores.

Para mayor información ingresa a esta dirección: abc de las hipotecas

Endeudamientos no recomendables

Aquellos que tienen como fin el pago de gastos de consumo, ya que no lograrán generar ganancias, sino todo lo contrario, reducirá nuestros ingresos. Es importante resaltar en este punto que la deuda total no se aplica sólo al capital sino que además los intereses resta dinero a los ingresos de la persona endeudada.

Las deudas por gastos de emergencia son inevitables si no se dispone de ahorros para cubrir estos gastos de contingencia. Ante estas situaciones extremas las personas tienen dos posibles soluciones a su necesidad urgente de dinero efectivo: vender sus bienes o realizar un préstamo. En ambos casos se experimenta una pérdida de valores económicos.

El ahorro debe ser el alma que debemos utilizar para los casos de emergencia. Es por eso que recomendamos enfáticamente el hecho de adicionar en todo presupuesto una disciplina financiera de ahorro.