Cuando nos dedicamos a trabajar en relación de dependencia en determinada empresa durante mucho tiempo, y luego nos disponemos a instalarnos en forma autónoma, nos encontramos con un montón de interrogantes. Es sabido que antes no tuvimos que pensar mas que en cumplir con el trabajo asignado, y esperar a fin de mes para cobrar el sueldo correspondiente, así como constatar en forma esporádica si el contrato estaba en vigencia, etc.

Pero ahora es importante calcular el tiempo y la libertad de acción que el mismo nos pueda dejar, durante y después de terminada cada jornada. La buena gestión en la nueva empresa debe estar garantizada por el trabajo de una persona especializada en “el papeleo” que la empresa requiere (si el propietario no lo es), esto lleva mucho tiempo y dedicación por ser de vital importancia.

Continue reading