Si usted no habla con sus clientes, probablemente usted no está vendiendo mucho. Con las herramientas de comunicación disponibles hoy en día, realmente no hay excusa para no conocer a su clientela.

 

A los clientes les agrada poder tener acceso al dialogo, y hacer libremente las preguntas que crucen en sus mentes. Las empresas que hacen que esto sea fácil para sus clientes prosperan más que aquellas que son demasiado inaccesibles.

Por ello a continuación presentamos 7 herramientas de comunicación para conectarse con sus clientes.

1. Facebook. Esta red social además de permitirle publicar fotos y vídeos de su negocio, también le permite a sus clientes poder mostrar sus propias fotos y hacer comentarios sobre su producto o servicio, algo muy útil ya que los buenos comentarios son mucho más fiables y atractivos para potenciales clientes que los que típicamente se encuentran en el área de testimonios del sitio web de una empresa.

2. Preguntas frecuentes. En ocasiones los clientes repiten muchas veces una misma pregunta, y contestar cada una puede ser muy tedioso. No espere a que sus clientes decidan contactarle para resolver dudas simples, cree un área preguntas frecuentes en su sitio web que sea accesible desde cualquier página de su sitio.

3. Encuestas. Esta es una de las mejores técnicas para conocer a sus clientes. Cabe destacar que no normalmente, no mucha gente presta su tiempo para responder una encuesta cuando se le pide en su sitio web, sin embargo, en las redes sociales las oportunidades de obtener opiniones se eleva bastante. Usted puede preguntar ¿En qué cree que podríamos mejorar? ¿Le gusta el servicio? ¿Que le gustaría agregar?, todo esto le sirve mejorar su plan de negocios.

4. Correo electrónico. Otro canal de comunicación que es a menudo subestimado es el e-mail. El correo electrónico es una actividad muy personal para muchas personas, así que si usted puede participar en una conversación significativa en este canal, a menudo verá grandes resultados. La clave es proporcionar valor en el mensaje al destinatario de un correo electrónico, no spam.

5. Blog. Un blog le permite compartir noticias, sugerencias y actualizaciones. También responder a preguntas y comentarios, y mostrar un lado más personal de su empresa.

6. Eventos en vivo. Un evento en vivo realmente le permite conectar con sus clientes, y si usted planea bien el evento, este se puede hacer con poca inversión e incluso con nada.

7. Skype. En ocasiones no se puede ayudar a los clientes eficientemente con un blog o con una llamada. Para muchos clientes es muy molesto acudir de vuelta a un negocio para resolver algún inconveniente. Si usted quiere ahorrar al cliente un viaje a su negocio y si la situación lo permite, puede hacer una llamada por Skype y responder sus preguntas o guiarlos para resolver los problemas con su producto o servicio.

El tiempo es oro. Si consigues hacer tu trabajo en menos tiempo ganarás en Productividad freelance:

A. Podrás realizar más tareas, lo cual te reportará más beneficios.

B. Tendrás la oportunidad de dedicar ese tiempo “ganado” a hacer otras cosas importantes: divertirte, estar con tu familia, hacer deporte, leer, ver una buena película, hacer la compra, poner una lavadora, etc.

Conclusión: todo son ventajas.

¿Cómo ahorrar tiempo?

Mediante una “lluvia de ideas”, algunos clientes y socios nos han planteado sus consejos para ahorrar tiempo y aumentar la productividad. Hemos hecho una selección con los 25 más interesantes:

1. Planificar con antelación. Puedes aprovechar los últimos momentos del día para planificar las tareas del día siguiente. Así no perderás tiempo en el arranque.

2. Trabajar con una lista de tareas. Tacha las tareas conforme las vas completando. Deja las pendientes para el día siguiente. Este sistema es sencillo y muy eficaz.

3. Establecer prioridades en la lista de tareas, para completar antes las más importantes.

4. Partir las tareas más complejas en tareas más sencillas. De esta forma podrás abordar problemas que, de otra manera, te parecerían irresolubles, y que podrían frenarte.

5. Programar -y cumplir- los tiempos de descanso necesarios. No somos máquinas. Unos pequeños descansos cada cierto tiempo nos ayudan a rendir mucho mejor.

6. Levantarse temprano para aprovechar las primeras horas de la mañana (normalmente, las más productivas). Está claro que cada freelance tiene sus propios ritmos vitales, y tiene que organizarse a su manera. Pero lo de levantarse tarde suele convertirse en un problema. Para empezar, porque así dejamos de compartir  los horarios de nuestros clientes.

7. Aprender algo de mecanografía, para teclear más rápido. Al fin y al cabo, el teclado es una de nuestras herramientas esenciales.

8. Dedicar el tiempo suficiente a pensar las cosas antes de empezar a hacerlas. De lo contrario, es fácil que tengas que volver atrás y replantearte de nuevo el trabajo.

9. “Cerrar el email”. Consulta y responde a los correos electrónicos de forma planificada, en un máximo de 4 tandas durante el día para no perder la concentración. Si lees el correo cada vez que entra un mensaje nuevo, y tratas de responder en el momento, será muy difícil que consigas avanzar con el trabajo.

10. Trabajar con dos monitores para mejorar la productividad.

11. Usar Dropbox para compartir archivos.

12. No ver la televisión. Parece mentira, pero esta es una forma impresionante de ganar tiempo.

13. Utilizar un netbook para aprovechar el tiempo que normalmente perdemos en esperas y desplazamientos: en un viaje, en la sala de espera, etc.

14. Utilizar aplicaciones en “la nube” para poder trabajar desde cualquier lugar.

15. Estar atento a lo que te rodea. Lleva una cámara encima -aunque sea integrada en el móvil- para tomar imágenes de referencias cuando algo te impacta: ilustraciones, esquemas, etc. Una grabadora -la del móvil sirve- también puede ayudarnos a fijar buenas ideas. Aunque hay quien prefiere una simple libreta de notas.

16. Separar el espacio de trabajo del resto de la casa, y mantenerlo ordenado para no perder tiempo buscando cosas.

17. Una taza de café. La cafeína puede ayudarte a arrancar cuando te encuentras dormido, aletargado  o desanimado. Ojo. Si te pasas, acabarás con tembleque…

18. Una taza de té es una mejor opción para los que tienen el estómago un poco delicado…

19. Decir NO al cliente cuando sea necesario. No solo ahorra tiempo. También ahorra disgustos.

20. Desviar el trabajo que no podemos realizar de manera eficaz -por falta de tiempo o de especialización- a otros profesionales de confianza.

21. Dormir bien la noche anterior.

22. Un teléfono móvil con gestión de correo electrónico, especialmente si te desplazas a menudo de un sitio para otro y necesitas estar conectado.

23. Utilizar un lector de feed RSS configurado a tu medida. Es la forma más efectiva para estar al día sin perder demasiado tiempo saltando de un blog a otro.

24. Aplicar al trabajo la filosofía Menos es más: hacer las cosas sencillas y hacerlas bien. La vida ya es suficientemente complicada.

25. Utilizar una aplicación específica para generar las facturas. Olvídate de las hojas Excel: no están hechas para hacer facturas.

¿Y tú qué opinas? ¿Cuál es tu secreto para sacarle el máximo rendimiento a tu trabajo?