Los propietarios entusiastas pueden preferir diluir el gasto en salud de su animal en el tiempo. Para muchos es un miembro de la familia y ciertamente él importa tanto como con cualquier persona amada. Pero mantener una mascota implica una serie de costos, incluida la salud, y algunos tratamientos pueden pesar lo suficiente en el bolsillo. Debido a esto, algunas empresas y clínicas veterinarias han desarrollado planes de salud para las mascotas, principalmente perros y gatos, de la misma manera que los planes de los humanos.

Los planes de salud animal se asemejan a planes de humanos en varios aspectos, pero el precio no alcanza la misma magnitud. Además de la cobertura del plan, otros factores que pueden influir en el precio son la raza, tamaño y edad del animal. Con menos de 20 dólares al mes es posible contratar un plan que incluye consultas, vacunas, atención de emergencia y pruebas de laboratorio y de imágenes. Con cantidades entre 50 y 150 dólares al mes, puedes contratar más planes superiores, que incluyen hasta acupuntura.

Puede parecer un precio muy elevado para mucha gente. Incluso los valores absolutos pueden ser engañosos y deben sopesarse una serie de factores y definir prioridades antes de contratar un plan para tu mascota. Según la Asociación de Mascotas Españolas, los españoles gastan un promedio de 120 dólares al mes por sus mascotas, incluyendo no sólo gasto sanitario, así como los gastos como alimentación y baño. Es decir, un verdadero plan de 200 dólares de salud representaría aproximadamente el 50% de este gasto.

Lo siguiente es lo que debe ser considerado antes de contratar un plan de salud para los “animales domésticos”:

1. Los planes de clínicas y hospitales son mejores para aquellos que quieren todos los servicios necesarios en el lugar

Hay una diferencia entre los planes de salud ofrecidos por clínicas veterinarias y hospitales y planes de salud en sí mismos. Los primeros no son planes de salud, pero es preferible los paquetes, que dan derecho a consultas, exámenes y tratamientos diversos, generalmente dentro de la clínica u hospital.

Pero para aquellos que ya tienen confianza con un veterinario o la necesidad de que sea atendido por un especialista que no se ofrece en el sitio, tiene un plan de este tipo no puede ofrecer ventaja.

La salud es una de las principales preocupaciones para la mayor parte de la población, y a pesar del gran nivel de calidad que ofrece la sanidad pública en muchos países, no son pocas las personas que prefieren contar con un seguro privado de salud para evitar determinadas carencias del sistema público sanitario.

Probablemente el principal inconveniente que se atribuye a la sanidad pública sean las largas colas de espera que provocan que en ocasiones tengamos que esperar algunos años para realizar una operación que mejoraría notablemente nuestra calidad de vida de forma inmediata. Por otro lado las coberturas ofrecidas son también una gran ventaja del sistema privado, a través del cual podemos acceder a servicios como el odontológico u oftalmolóficos, más avanzados.

Estos hechos han despertado el interés de los ciudadanos por los conocidos como seguros de salud privados, los cuales ofrecen una amplia cobertura y una excelente atención al cliente.

Salud

Elegir el seguro de salud

Como ante cualquier compra o contratación de un servicio merece la pena, analizar y comparar para conseguir acceder al servicio que mejor se ajuste a nuestras necesidades.

En primer lugar tendremos que identificar claramente nuestra situación personal para determinar las coberturas más interesantes según estemos solteros o no, tengamos la intención de tener hijos, nuestro ritmo de vida o nuestras aficiones.

La mayor parte de las reclamaciones sobre los seguros de salud vienen derivadas de las clausulas que incluyen estos. Será una tarea muy importante recopilar la mayor información posible con el objetivo de poder establecer parámetros que nos permitan comparar diferentes opciones.

La edad es un factor clave a la hora de determinar la prima de nuestro seguro de salud. Evidentemente las aseguradoras prefieren clientes sanos con una buena salud, por lo que los más jóvenes conseguirán mejores precios que las personas mayores. Revise las clausulas para comprobar cuanto aumentará su cuota anual en función de la edad.

Contratar tu seguro de salud por Internet

El mundo del seguro está viviendo una revolución durante los últimos años gracias al uso de las nuevas tecnologías en el proceso de contratación. Las empresas que han optado por dar el salto a la sociedad de la información están en disposición de ofrecer mejores tarifas gracias a la reducción de la complejidad del proceso de contratación.

De igual forma el cliente encuentra nuevas herramientas para comparar de forma rápida y objetiva, gracias a la posibilidad de solicitar un presupuesto online en cuestión de minutos.

 

 

Sí usted es empresario, tarde o temprano tendrá que lidiar con algún cliente descontento, e incluso furioso. En estas situaciones no es fácil mantener la calma, especialmente si usted no tuvo la culpa de la situación, sin embargo se debe abordar la problemática con profesionalismo, por ello a continuación le presentamos 4 consejos para lidiar con un cliente enojado.

Consejo #1: No permita ser alterado

Un cliente enojado puede levantar la voz, gritar, e incluso insultarlo. Lo peor que usted puede hacer en una situación como esta es ponerse al nivel del cliente, y en la mayoría de las ocasiones esto solo le traerá más problemas. Hable con un tono de voz normal, deje que el cliente se calme un poco, y trate de analizar una solución para la situación.

Consejo #2: No es nada personal

Antes de decir algo, tenga siempre en cuenta que el cliente no está molesto en sí con usted, si no con algo que ocurrió o piensa que fallo en el servicio o producto adquirido. Por ello debe evitar comentarios que puedan dañar la sensibilidad del cliente en un momento así. Un cliente que se sienta humillado puede traerle muchos problemas a un negocio, y al final seguramente el problema no era para tanto.

Consejo #3: Pónganse en los zapatos del cliente.

Trate de ser empático con su cliente, tal vez este tenga razón, e incluso si no la tiene, trate de hacerle ver que entiende su enojo, y trate de llegar a un acuerdo o dar una explicación que le satisfaga.

Consejo #4: Pida apoyo

Sí usted cree que no puede lidiar con la situación, pida ayuda a algún compañero. En ocasiones un rostro nuevo puede cambiar la perspectiva del cliente. Sí usted piensa que va a estallar en enojo, es mejor retirarse antes de decir algo que pueda afectar su imagen, recuerde, usted representa a la empresa.