Aunque en estos momentos, y en especial en algunos países, es un alivio contar con un trabajo fijo y es muy difícil conseguir otro; puede ocurrir que por conservar un empleo, estemos dejando de lado varias oportunidades, que pueden ser más prometedoras para nuestra carrera profesional.

Por eso, para decidir si se debe o no permanecer en un trabajo que puede terminar agotándonos intelectual y emocionalmente, cada tanto debemos revisar si:

Cada día se hace más difícil asistir al centro de trabajo – Si cada mañana se siente menos ganas de ir al trabajo por la falta de incentivo en las tareas que tendremos que realizar.

No existe ninguna probabilidad de crecimiento profesional – Cuando sabemos que, hagamos lo que hagamos, no tendremos un cargo superior al actual ni mayor renumeración económica.

Continue reading

Close-up of two businessmen’s handshake

Las entidades bancarias o financieras que suelen otorgar préstamos personales rápidos luego de cumplir con los requisitos establecidos de garantías y avales correspondientes. Las entidades tienen un protocolo con puntos de reglamento a cumplir para la obtención del crédito de dinero solicitado. Los préstamos tienen distintas características de garantías, hay créditos otorgados a “sola firma”–Son los que se les brindan a los clientes que cumplen puntualmente con sus obligaciones y tienen años operando con la entidad bancaria o crediticia-. Los créditos denominados “hipotecarios” que son los que se otorgan contra la presentación de títulos originales de una o varias propiedades a nombre del titular y que no tengan embargos o imposibilidades para salir de garantía del préstamo, y los que se obtienen mediante la presentación de avalistas que garanticen el cobro de las cuotas en caso que el titular del beneficio crediticio no pueda cumplir con los pagos.

Las garantías mediante “avales” pueden ser de uno o varias personas que cuenten con bienes que respalden la operación del préstamo personal otorgado al titular. Los avalistas tienen que ser personas que no tengan inhibiciones y que no estén mencionados como morosos o incumplidores en los registros que califican el cumplimiento de obligaciones.

Los que se presenten como avales del préstamo tiene que ser personas solventes y con propiedades a su nombre o que cuenten con un trabajo estable y un sueldo que pueda responder a las cuotas del préstamo otorgado. Hay casos donde se retiene o embarga el sueldo de los avalistas para poder cubrir las cuotas del los créditos impagos por el titular.