Las inversiones son de las formas más seguras de conseguir dinero y convertirse en una verdadera fuente de ingresos, aunque hay muchas formas de invertir, una de ellas es la inversión inmobiliaria que nos permite obtener grandes sumas de dinero y ganancias siempre y cuando conozcamos el negocio. Para saber un poco más sobre el mercado inmobiliario es necesario acudir con personas que saben determinar el precio de un inmueble, estas personas las conocemos como tasadores, que nos brindan el servicio de valuar una propiedad.

Otra forma es conocer a personas que se dediquen a las inversiones de inmuebles, que nos pueden orientar para saber calcular precios, aunque hay que aprender algunas cosas extra como el trato con las personas, tramites legales, creditos, pagos, impuestos, etc.

Cabe destacar que muchas franquicias inmobiliarias de renombre permiten la inversión a través de socios que brindan capital y ellos hacen todo el trabajo por nosotros mientras recibimos las ganancias de nuestra inversión. Es más fácil aprender a invertir que confiar en otras personas, si es tu caso, comienza ya!

Muchas veces escucho (y ustedes también, lo puedo asegurar) la frase “necesito dinero”. De amigos, familiares, parejas… siempre está presente el tema del dinero. También, la mayoría de las veces, las personas que se están quejando de que necesitan dinero, no les gusta o no están satisfechos con los ingresos de su trabajo. Pero lo más curioso de todo esto es lo que sucede después con esta personas: NADA.

La gente se queja de su necesidad de dinero pero no hace nada al respecto

Vuelven a sus casas, encienden0 la televisión y no se acuerdan más de su “necesidad”. Sólo para despertarse al día siguiente con el mismo pensamiento de “necesito dinero” y seguirse torturando. Esto está mal.

¿Cuál es el problema aquí? El problema es la mentalidad de las personas. Se quejan de una situación en particular que ELLOS MISMOS han creado, así que ellos mismos deben salir de allí. La mentalidad que deben cambiar es la de no quejarse, sino trabajar para lograr mejorar.

¿Qué hacer? sencillo, en vez de decirte a ti mismo “necesito dinero”, dí: “produciré dinero”, duerme con este pensamiento, internalízalo, asimílalo, haz que tu necesidad se vuelva tan poderosa que te obligue a tomar acciones.

“Querer” no es suficiente.

Todos queremos una mejor vida, queremos más dinero, que nos vaya mejor en el negocio, no despertar temprano para ir a trabajar… la mayoría de las personas te dirá que eso es lo que quiere… pero no lo que tiene… ¿por qué no lo tiene? porque el querer no es necesario, querer no te propulsión para actuar, para hacer algo para cambiar tu situación a una mejor.

Querer es temporal y frágil.

NECESITAR cambiar, mejorar, progresar… es otra cosa. Una necesidad del ser humano es tomar agua. Si no tomas agua, en unos pocos días podrías morir, es necesario, no lo haces porque quieres sino porque tienes que hacerlo. ESA es la tracción que buscamos, ese es el pensamiento que necesitamos para surgir y cambiar las cosas.

Necesitamos despertarnos todos los días pensando las distintas formas que existen para generar dinero… no para sacar cuentas de cuanto debemos, cuanto tenemos que pagar y cuanto dinero es necesario para todo eso.

Tu mentalidad no puede ser la de necesitar dinero sino la de generar dinero.

Creéme, es tan sencillo como mentalizarte y tomar acción, pero sobretodo recuerda que los “momentos perfectos” raramente llegan a la vida, el mejor momento para empezar es ahora, no esperes más.

No más necesito dinero, es hora de HACER DINERO

… tu puedes, creélo.