La cobertura del Seguro de Asistencia Sanitaria Familiar en lo relacionado con Garantías Hospitalarias debe cubrir una serie de eventualidades esenciales en materia de salud, por tanto, al contratar dicho seguro debe asegurarse que incluya una asistencia completa que incluya los siguientes tipos de coberturas:

Cobertura del Seguro de Asistencia Sanitaria Familiar - Garantías Hospitalarias

Cobertura en materia de Hospitalización: Esta clase de cobertura en asistencia de carácter hospitalario suele incluir atención en habitación individual, gastos de manutención del titular de la póliza ingresado, uso del quirófano, pruebas y tratamientos diagnósticos, al igual que todo tipo de gastos o costes originados en la Hospitalización tanto quirúrgica como no Quirúrgica, al igual que asistencia hospitalaria obstétrica, psiquiátrica, por maternidad y pediátrica.
Por último, esta cobertura debe incluir todo lo relacionado con el campo de las urgencias hospitalarias.

Cobertura de Prótesis e Implantes: La mayoría de compañías aseguradoras incluyen un extenso catálogo de Prótesis e Implantes relacionados con los tipos de cirugías que el tomador del seguro requiera. Asegúrese de que su compañía cuente con este valioso documento a su disposición.

Crio-preservación de las células madre obtenidas de la sangre del cordón umbilical (conocido como “SCU”): A través de este tipo de cobertura, se facilita la recolección y mantenimiento adecuado de las células madre obtenidas del cordón para una posible utilización de tipo terapéutico durante un término que oscila entre los 15 a 20 años, dependiendo del centro médico y obviamente de la póliza contratada.

Aunque el asegurado debe cubrir parte del coste pagando un precio especial, las compañías aseguradoras se encargan de los gastos del mantenimiento de las células madre hasta un máximo de 20 años, ello siempre y cuando se mantengan los términos y condiciones estipulados en la póliza de salud relacionados con esta cobertura.

Cobertura de acceso hospitalario en Estados Unidos de América: Si como resultado de la garantía proveniente del Segundo Diagnóstico, el titular del seguro estuviera en la obligación de someterse a un tratamiento especial recomendado, la compañía Aseguradora deberá asumir los gastos necesarios para el cumplimiento o realización exitosa del mismo en cualquier centro hospitalario de los Estados Unidos concertado para tales efectos. De la misma manera, la aseguradora deberá reintegrar hasta el 60% de los gastos médicos y hospitalarios en los cuales ha incurrido el asegurado para estos efectos.

 

 

Tener en su cartera una gran cantidad de tarjetas de crédito puede ser muy engorroso, pero cancelarlas no están simple como pueda parecer a simple vista. De hecho, cancelar de manera incorrecta una de tus tarjetas de crédito puede causarte muchos problemas. Por esta razón, antes de decidir cancelar tu tarjeta de crédito, es importante que tome algunos de los siguientes consejos en cuenta.

 

Consejos para cancelar una tarjeta de crédito

 

  • Esta seguro que cancelar sea una buena opción: antes de hablar con tu banco, este seguro de que quiere cancelar su tarjeta de crédito. Aunque muchas personas crean que tener una tarjeta de crédito que no usa es una mala idea, la verdad es que tener una tarjeta con un balance positivo te puede ayudar a mejorar tu historial crediticio. Por esta razón, tener varias tarjetas de crédito para reducir la cantidad de crédito que tiene es una gran forma de reducir los costes de su tarjeta de crédito en uso a la vez que evitas problemas con la cancelación de tarjetas de crédito.

 

  • Cancele aquellas tarjetas que no le sean útiles: tener un buen historial de crédito puede llevarle mucho tiempo y cancelar la tarjeta equivocada puede hacer pedazos todo el esfuerzo. Para ello deberá eliminar aquellas tarjetas de crédito que tengan un límite más bajo o que no hayas utilizado con frecuencia durante los últimos seis meses.

 

  • Pague su cuota a tiempo: tus tarjetas de crédito no puede ser canceladas hasta que el balance de la cuenta no sea positivo. Antes de cancelar tu tarjeta de crédito, asegúrate de que tu saldo es positivo. Si crees que no puedes conseguir pagar tu balance antes de que venga la siguiente cuota, siempre puedes pedir un pequeño préstamo personal como los que ofrece la web wonga.es para hacer frente a este pequeño gasto y posteriormente devolverlo.

 

  • Pida una confirmación por escrito: es importante que tras haber hablado con el restante de tu banco, pidas por escrito la confirmación de que tu tarjeta de crédito ha sido cancelada. En esta comparación debe incluirse todos los detalles relativos a la cancelación de tu tarjeta de crédito, incluyendo la persona que la ha realizado. Gracias a esto podrás evitar problemas en el futuro, ya que dispondrás de un papel que estipula la cancelación de tu tarjeta de crédito.

 

Si sigues estos simples consejos, el proceso de cancelación es más rápido

 

Como hemos podido ver, a la hora de cancelar tu tarjeta de crédito se tiene que ser muy sistemático, ya que esto te puede ayudar a mejorar tanto tu historia reedición como tus hábitos de pagos con tarjeta de crédito. Haga uso de los anteriores consejos a la hora de intentar cancelar una de tus tarjetas de crédito y verá como todo es mucho más sencillo.