La salud es una de las principales preocupaciones para la mayor parte de la población, y a pesar del gran nivel de calidad que ofrece la sanidad pública en muchos países, no son pocas las personas que prefieren contar con un seguro privado de salud para evitar determinadas carencias del sistema público sanitario.

Probablemente el principal inconveniente que se atribuye a la sanidad pública sean las largas colas de espera que provocan que en ocasiones tengamos que esperar algunos años para realizar una operación que mejoraría notablemente nuestra calidad de vida de forma inmediata. Por otro lado las coberturas ofrecidas son también una gran ventaja del sistema privado, a través del cual podemos acceder a servicios como el odontológico u oftalmolóficos, más avanzados.

Estos hechos han despertado el interés de los ciudadanos por los conocidos como seguros de salud privados, los cuales ofrecen una amplia cobertura y una excelente atención al cliente.

Salud

Elegir el seguro de salud

Como ante cualquier compra o contratación de un servicio merece la pena, analizar y comparar para conseguir acceder al servicio que mejor se ajuste a nuestras necesidades.

En primer lugar tendremos que identificar claramente nuestra situación personal para determinar las coberturas más interesantes según estemos solteros o no, tengamos la intención de tener hijos, nuestro ritmo de vida o nuestras aficiones.

La mayor parte de las reclamaciones sobre los seguros de salud vienen derivadas de las clausulas que incluyen estos. Será una tarea muy importante recopilar la mayor información posible con el objetivo de poder establecer parámetros que nos permitan comparar diferentes opciones.

La edad es un factor clave a la hora de determinar la prima de nuestro seguro de salud. Evidentemente las aseguradoras prefieren clientes sanos con una buena salud, por lo que los más jóvenes conseguirán mejores precios que las personas mayores. Revise las clausulas para comprobar cuanto aumentará su cuota anual en función de la edad.

Contratar tu seguro de salud por Internet

El mundo del seguro está viviendo una revolución durante los últimos años gracias al uso de las nuevas tecnologías en el proceso de contratación. Las empresas que han optado por dar el salto a la sociedad de la información están en disposición de ofrecer mejores tarifas gracias a la reducción de la complejidad del proceso de contratación.

De igual forma el cliente encuentra nuevas herramientas para comparar de forma rápida y objetiva, gracias a la posibilidad de solicitar un presupuesto online en cuestión de minutos.

 

 

Sí usted es empresario, tarde o temprano tendrá que lidiar con algún cliente descontento, e incluso furioso. En estas situaciones no es fácil mantener la calma, especialmente si usted no tuvo la culpa de la situación, sin embargo se debe abordar la problemática con profesionalismo, por ello a continuación le presentamos 4 consejos para lidiar con un cliente enojado.

Consejo #1: No permita ser alterado

Un cliente enojado puede levantar la voz, gritar, e incluso insultarlo. Lo peor que usted puede hacer en una situación como esta es ponerse al nivel del cliente, y en la mayoría de las ocasiones esto solo le traerá más problemas. Hable con un tono de voz normal, deje que el cliente se calme un poco, y trate de analizar una solución para la situación.

Consejo #2: No es nada personal

Antes de decir algo, tenga siempre en cuenta que el cliente no está molesto en sí con usted, si no con algo que ocurrió o piensa que fallo en el servicio o producto adquirido. Por ello debe evitar comentarios que puedan dañar la sensibilidad del cliente en un momento así. Un cliente que se sienta humillado puede traerle muchos problemas a un negocio, y al final seguramente el problema no era para tanto.

Consejo #3: Pónganse en los zapatos del cliente.

Trate de ser empático con su cliente, tal vez este tenga razón, e incluso si no la tiene, trate de hacerle ver que entiende su enojo, y trate de llegar a un acuerdo o dar una explicación que le satisfaga.

Consejo #4: Pida apoyo

Sí usted cree que no puede lidiar con la situación, pida ayuda a algún compañero. En ocasiones un rostro nuevo puede cambiar la perspectiva del cliente. Sí usted piensa que va a estallar en enojo, es mejor retirarse antes de decir algo que pueda afectar su imagen, recuerde, usted representa a la empresa.

Internet es una nueva era para los negocios. No estoy exagerando cuando digo que en el futuro –no tan lejano-, toda empresa que no tenga presencia en internet está destinada al fracaso. De hecho desde el día de hoy invito a toda empresa a tomar en cuenta seriamente esta nueva corriente, porque muchos la subestiman.

Me he encontrado con muchos empresarios que al día de hoy, al ofrecérseles servicios de publicidad en internet, no lo toman en serio. Para ellos, internet sigue siendo aquel campo que servía solamente para chatear, escribir blogs sobre aficiones y en general entretenimiento. Pasan de usarlo como negocios.

Prefieren seguir enfocándose exclusivamente en medios tradicionales y me encuentro en general con el mismo argumento: he hecho esto durante años así y me ha funcionado. Es verdad, pero aquí es deber del empresario aterrizar un poco su orgullo y darse cuenta de una cosa: los cambios ocurren cada vez más rápido.

Antes podían pasar un par de décadas y todo seguía más o menos igual: para hacer una campaña contratabas anuncios en periódicos y revistas, un par de jingles en la radio, etc…y con eso ya tenías presencia. Entonces, los clientes se enteraban de tu negocio e iban en cuanto necesitaban algo. De hecho aún funciona pero hay un detalle: la comunicación entre los usuarios.

Tyrannosaurus Rex Holotype.jpg

Las costumbres han cambiado

Ahora las personas comparten opiniones, preguntan, comparan. Ya no confían en el publirreportaje o en la propaganda, quieren preguntarle a alguien si funciona algo o no. Y antes se limitaba a las personas a su alrededor, como amigos y familiares. Actualmente tiene cientos de personas cerca para preguntar.

Pueden abrir un tema en Yahoo! Respuestas sobre los servicios de una empresa y le contestarán. En Twitter puede hacer preguntas directamente a la cuenta de un negocio y espera que le respondan. O en Facebook compartir con otras personas que tengan experiencias similares, confiando en esa opinión.

La gente se está acostumbrando a eso, el boca a boca es más fuerte que nunca. Cada día el Internet tiene más penetración, incluso en el mercado hispano (ya no se limita al mercado anglosajón como muchos siguen sosteniendo). La introducción de Internet en los móviles hace aún más rápido para las personas obtener información.

Entonces, las personas ya esperan que una empresa se encuentre en Internet. De no hacerlo no existe, estoy seguro que alguien de la competencia estará ahí contestando preguntas. Y perdón por hacerlo un poco fatídico, pero es la verdad, no se puede tapar el sol con un dedo. Pero aquí hay una gran oportunidad.

Como empresario estoy seguro que te adaptarás. Sabrás ver estas nuevas corrientes, en donde podrás obtener información de primera mano de tus clientes y prospectos. Incluso en vez de hacer encuestas, podrás preguntar directamente a las personas lo que opinan sobre ti. Eso te hará amigable a sus ojos y tendrás valiosa información.

Esto seguirá creciendo y creciendo. Estoy seguro que habrá un cambio de poderes en varias industrias, surgiendo nuevos líderes. También sé que habrá personas leyendo esta información, dejándola pasar esta oportunidad y seguirán haciendo las cosas como siempre. Después de todo han funcionado por años, ¿verdad? Solo le invito a preguntarse por cuánto tiempo más lo hará.

Vía yatienda.com/venderporinternet