Pagaré: Esta es una transacción muy común entre empresas o servicios, se lleva a cabo por el resultado hacer un trato incondicional de pagar un producto o servicio a una fecha determinada. La suscriptora o la empresa que debe estará obligada a pagar la suma completa al beneficiario en una fecha acordada, las cuales pueden ser de unos días a varios meses, todo dependerá del trato.

Descuento de Pagarés: Es una transacción hecha por un banco o financiera a un beneficiario o tenedor, el cual llega a un acuerdo con el banco y el beneficiario cede el pagaré al banco, de esta manera el beneficiario recibe el dinero de parte del banco reduciendo un interés y comisión por la transacción, de esta forma el banco o financiera se hace cargo del cobro del pagaré a la empresa que lo emitió o suscriptora.

Esta transacción es utilizada por los beneficiarios para tener nuevamente su dinero, ya que no podrían sobrevivir si no tienen el efectivo a tiempo y ya que están obligados a aceptar un pagaré no le queda remedio que hacer la transacción de descuento de pagaré.

En los descuentos de pagaré se hace presente una clausula la cual es A la orden y NO a la Orden, esto quiere decir que si está a la orden, el tenedor o beneficiario podrá transmitir el pagaré a terceros y si dice no a la orden no se podrá hacer responsable un banco de ese pagaré, solo si llegan a un acuerdo mediante una cesión ordinaria del crédito.

Este método es muy útil para las pequeñas empresas que necesitan el dinero a tiempo y no caigan en falta de fondos para su empresa y está disponible para todos los beneficiarios que dispongan de un pagaré con la cláusula A la orden.

Así que cualquier beneficiario de un Pagaré que necesite el dinero anticipadamente, solo vaya a un banco o financiera a solicitar un descuento de pagaré y solventará sus necesidades antes del vencimiento de su pagaré. Haciendo que su empresa esté con dinero disponible siempre por el pagaré cobrado.

Cada vez es más común hoy en día encontrarse con personas que se dedican a pasear perros.  Esto se trata de un trabajo en sí mismo, ya que no alcanza con sujetar un par de correas y caminar con los perros un rato, sino que es necesario tener un vasto conocimiento sobre los canes, conocer sus preferencias y estar capacitado para llevar adelante un verdadero negocio. Es por esto que este trabajo puede convertirse en una gran opción para aquellos que tienen una buena relación con los animales y que tengan dedicación, ya sea desde lo profesional, como de lo humano también. Por lo dicho hasta aquí, en lo que sigue a continuación te contamos cómo ser un paseador de perros profesional.

Si en verdad pretendes hacer de este trabajo de paseador de perros tu propio negocio, debes empezar de a poco, como todo gran emprendimiento. Para obtener buenos resultados, lo ideal es empezar paseando primero los perros de conocidos, familiares y vecinos y luego ir aumentando la clientela.

¿Cómo ser un paseador de perros profesional?: Empezar de a poco

El primer paso en este gran emprendimiento es cuidar los perros de las personas más cercanos, ya sea amigos, compañeros, vecinos, familiares, conocidos de ellos, etc. Esto ya va a implicar una entrada de dinero y al mismo tiempo hace que vayamos  teniendo referencias para nuestro currículum. Si cumplimos con nuestros primeros clientes, ellos empezarán a recomendarnos a otros conocidos, pasando las referencias y así podrás ir ampliando el espectro de clientes.

En los primeros tiempos de lo que se trata es de crecer lo máximo posible. Por eso una buena posibilidad es unirse a una agencia que se especialice en este trabajo. Obviamente que la contra de esto es que no seremos nuestro propio jefe. Pero para lograr convencernos de que es una buena opción, hay que pensarlo como un medio para un fin, que es tener nuestro propio negocio de paseadores de perros. Sin embargo unirse a una agencia no implica dejar por fuera nuestros propios clientes, ya que al mismo tiempo debemos ir armando nuestra red propia.

¿Cómo ser un paseador de perros profesional? Conseguí una licencia y empieza a armar tu propio emprendimiento

Conseguir una licencia de certificación es una de las vías más certeras al momento de armar nuestro emprendimiento, ya que contaremos con algo que válida y certifica nuestra competencia y capacidad para este negocio.

Como en la mayoría de los negocios, es ser paseador de perros implica tener clientes y atender a sus intereses. La clave es entender al máximo a los dos tipos de clientes que tendrás, los clientes humanos y a tus clientes caninos. En cuanto a los primeros, lo ideal es poder atender y responder las necesidades e intereses que ellos nos plantean como dueños del animal. El secreto para tratar con nuestros clientes humanos es tener tolerancia y paciencia frente a sus peticiones y preocupaciones. Además no debemos perder de vista que quienes en última medida nos pagan y validan nuestro trabajo, son ellos.

En cuanto a los clientes caninos, la clave es la simpatía, el cuidado y la atención que a ellos le brindaremos. Es del trato que le daremos a los canes que va a depender el éxito o no en este negocio. Lo ideal es tener conocimiento sobre las características de todos los perros en general y sobre las de cada raza en particular.

Por último, para obtener un éxito indiscutido, debemos esforzarnos al máximo para alcanzar nuestra meta. El secreto es no perder de vista que como paseadores de perros profesionales, tenemos que dejar satisfechos a nuestros clientes, brindando el mejor servicio.

 

Imagen de http://www.comederos-automaticos-producan.es/